Guillermo Fesser: “Lo contrario de la pobreza no es la riqueza, lo contrario de la pobreza es la justicia”

POR SOM COR REPORT

Corresponsals de Som Cor report cobreixen la projecció de “El monstruo invisible” amb els seus creadors, els germans Guillermo i Javier Fesser

Firmat per María Aguilar, Irene Rodríguez, Anna Suñé i Isabel Cui

El curtmetratge presentat pels germans Fesser explica la històra d’Aminodin un noi de vuit anys que viu a Filipines amb la seva família i que treballa a un abocador. Amb molts altres nens de la seva edat o més petits recullen brossa. Aquest curtmetratge intenta plasmar el millor possible el dia a dia d’Aminodin, que no té tants recursos com els que tenim nosaltres.

Anar a l’escola allà és un privilegi que molt pocs es poden permetre i, per tant, no gaires tenen estudis.

Això provoca que moltes vegades els puguin enganyar sigui a l’hora de comprar o a l’hora de cobrar. Podem veure com la gent, malgrat que no tinguin diners, són gent molt més senzilla que nosaltres i no necessiten tantes coses materials per ser feliços. Una de les frases que va dir el pare del protagonista va ser “amb un somriure a la cara viuràs més anys”, frase que a molts de nosaltres ens pot impactar, després et pares a pensar i té força sentit, molts ho hauríem de portar a terme.

Un dels temes més importants del que tracta el curtmetratge és la fam crònica. Al 2020, 811 milions de persones van patir gana. La fam crònica no és només la falta d’aliments, es produeix quan les persones no tenen oportunitats per obtenir ingressos suficients per tenir educació, per satisfer les necessitats bàsiques de salut i tenir una veu en les necessitats que afecten en la seva comunitat.

Guilllem Fesser ens va presentar el curtmetratge realitzat pels dos germans. També va està present una representant de l’ONG “Acción contra el hambre”.

– ¿Guillermo, qué razón os impulsó para hacer un cortometraje sobre este tema y en qué os ha afectado en vuestro día a día?

Nos impulsó a hacer esta película el hecho de que creemos profundamente, tanto Javier como yo que la narrativa que criminaliza el círculo de la pobreza, la narrativa que dice que los vagos son vagos por decisión personal, ósea que los pobres son pobres por vagos porque no quieren trabajar o que los pobres son pobres y pasan hambre porque son delincuentes o porque se lo merecen. Esa narrativa es muy fácil de creértela y muy cómoda porque sobre todo si el hambre o la pobreza no es responsabilidad tuya, tu sigues viviendo tranquilamente cortando jamón serrano y si tienes más suerte ibérico y celebras la navidad y te da igual. Pero claro si tú te pones a hacer una película y le pones rostro al hambre, si tú de repente ves unos niños que tienen nombre que se llaman Aminodin, Jasset, Aliman, esos niños te caen bien porque ves que no son gente mala, todo lo contrario, gente simpática, decente y que tienen ganas de vivir y no estar deprimidos toda la vida. Si ves que pasan hambre te preguntas: ¿Cómo es posible que este pase hambre? Si tu primo pasa hambre te preguntas: ¿Cómo es posible que mi primo pase hambre? Si tu madre pasa hambre te preguntas: ¿Cómo es posible que mi madre pase hambre? Por eso se llama el monstruo invisible porque es un hambre que no vemos y que seguramente en Barcelona, Madrid, Sevilla hay gente que pasa por la calle delante de ti y tienen hambre pero tú no lo sabes. 

Cuando tú te enamoras de unos personajes no quieres que esos personajes sufran, las películas que funcionan son las películas en las que a ti te interesa lo que le pase al personaje, si estás viendo una película y te da igual que al héroe le pille un camión o no pues esa película es un fracaso. Si estás viendo una película y piensas: por favor que al cerdito no le pase nada, que no le pase nada entonces esa película es una éxito porque ha conseguido contactar contigo porque tanto las películas como la vida van de emociones no van de impresiones, ósea no se trata de impresionar con datos.

Si tu madre pasa hambre te preguntas: ¿Cómo es posible que mi madre pase hambre? Por eso se llama  El monstruo invisible porque es un hambre que no vemos y que seguramente en Barcelona, Madrid, Sevilla hay gente que pasa por la calle delante de ti y tienen hambre pero tú no lo sabes.

Poniéndole rostro a los problemas, los problemas se entienden mejor. Es lo que he aprendido personalmente y podría decir que Javier también porque es una experiencia que hemos compartido los dos y hemos hablado mucho sobre ella. Creo que una cosa que hemos aprendido es que lo contrario de la pobreza no es la riqueza, lo contrario de la pobreza es la justicia, y cuando te das cuenta de eso, cuando te das cuenta de que la gente no necesariamente quiere tener o no necesariamente necesita tener sino que la gente necesita y quiere tener acceso a oportunidades, que es distinto, cuando tú te das cuenta que para terminar el problema de hambre no simplemente tienes que dar un plato de arroz, que está bien inmediatamente porque no se te muere la persona, pero que a lo mejor dándole una camisa limpia para que al día siguiente cuando vaya a la entrevista de trabajo en lugar de echarle por pordiosero le dediquen diez minutos a interesarse por el talento que tiene y quizás a contratarle, te das cuenta que es un círculo como he dicho antes del que es muy difícil salir, porque pierdes la autoestima, porque es muy duro ver que pasas hambre y es muy duro ver que tus hijos pasan hambre y ese es un círculo de depresión del que es muy difícil salir, entonces no solamente es un plato de arroz, que es fundamental, porque un plato de arroz o un plato de comida caliente, es decirle a alguien que te interesas por él y ya eso es espectacular pero a partir de ahí le faltan otros apoyos sociales, que cuando te das cuenta que es un tema más complejo y al mismo tiempo más normal, cuando te das cuenta que no es la calidad de pobrecito que se nos olvida a los cinco minutos sino la justicia de: este tío por narices no va a pasar hambre entonces la cosa cambia y yo espero que en vuestras generaciones esa idea de que esto es una cosa de justicia social, no de calidad, sea lo que ayude ojalá pues que a este mundo sea mejor y no haya gente que se vaya con la barriga medio vacía toda la noche.

Lo contrario de la pobreza no es la riqueza, lo contrario de la pobreza es la justicia

¿Raquel, qué fue lo que te impulsó para trabajar en este proyecto?

Yo en la universidad ya decidí que quería dedicarme al mundo social entonces estudié trabajo social y me especialicé en lo que es cooperación y bueno toda mi trayectoria profesional ha ido vinculada a organizaciones sociales y organizaciones humanitarias. Más concretamente yo estoy especializada en lo que es communicating marketing, así que como estáis en este cole yo os animo, como decía Guillermo a que hagáis eco de esta película y que también difundáis lo que es el hambre, que el hambre tiene cura, que la desnutrición crónica como está grabada en esta película la tenemos que conocer y que es un problema que está en el mundo, os animo a que estudiéis algo relacionado con esto.

Entre les persones que vam assistir a aquest acte, hem arribat a la conclusió que aquesta pel·lícula impacta, ja que és una cosa que està present a la societat, se’n parla bastant, però realment no es té en compte. Pensem que si tothom fes un plantejament sobre el que ens vol transmetre aquesta pel·lícula, el món seria més just per tothom. Hi ha molta gent en aquest planeta que no té menjar, no té coneixements ni diners suficients per portar una vida que nosaltres trobem “normal”.

Redactor junior

close